lunes, 27 de junio de 2011

Reseña en la web Musicawa

Abrimos el poemario La Maleta y encontramos un texto que nos cuenta que el libro ha incumplido varios destinos: uno de ellos fue ser guión para un cómic ilustrado por Andrés G. Leiva (con el reconocimiento de la Beca de Artes Plásticas Rafael Botí de Córdoba en 2005); en Gijón vivió su momento más dulce; después “la maleta” se deshizo, buscó nuevos rumbos. Llegó su publicación en 2009, en una edición artesanal del sello Depapel, con la recuperación de parte de las viñetas del álbum fallido. Los versos de Antonio de Egipto ya tenían un nuevo cauce, pero La Maleta ha seguido buscando nuevos horizontes. Ahora busca ser un espectáculo poético-musical. Y en eso andan sumergidos los integrantes de este proyecto: Ramón Priego (voz y guitarra), Julián Priego (bajo), Javi Jiménez (batería), Valentín Puebla (percusiones), Jesús Gámiz (guitarra) y Antonio de Egipto (recitado).
El poemario es un viaje íntimo e introspectivo hacia el alma de sus protagonistas y, también, un recorrido geográfico de la soledad. Los personajes se van sucediendo y la maleta se convierte en su acompañante, en la catalizadora de la búsqueda de sus destinos. Así viajaremos desde paisajes rurales, marítimos hasta la ciudad contemporánea. Los primeros versos citan a Raymond Carver: “el vacío es el principio de todas las cosas”, y continua el poeta “Nadie describió mejor las sensaciones / de una maleta”.  Una maleta vacía y desnuda que irá guardando historias, una metáfora del viaje con referencias al viajero por excelencia de todos los tiempos: Bruce Chatwin.
Y el nuevo viaje de esta Maleta está marcado por la música y el recitado. Sus creadores conciben esta parte musical con la necesaria idea de que dichas melodías acompañen y complementen el sentido y la expresividad de los versos del poemario. Para ello se han servido de diferentes recursos, tales como partes instrumentales exclusivamente, otras donde Antonio recita sobre un fondo musical pensado al efecto, y por último, algunos de los poemas han sido convertidos en canciones, respetando al máximo la composición literaria.
Cuenta Ramón Priego que cuando Antonio de Egipto le propuso que se encargara de la composición de la parte musical, le agradó mucho la idea, sin embargo, al explicarle el proyecto y tomar conciencia de la envergadura del mismo, enseguida comprendió que era algo que les llevaría tiempo y suponía su mayor reto como aficionado a “estas farándulas”. No es fácil poner música a un poema respetando su idea fundamental, su ritmo, su estructura… y en este caso eran varios los poemas a musicar.
En lo referente a los estilos, a lo largo del espectáculo fluyen desde el swing, al rock clásico e incluso algún tema juguetea con la bossa o el jazz. En definitiva, aunque las canciones han sido compuestas por Ramón Priego, en ellas está la impronta de cada uno de los músicos participantes. Una formación y una instrumentación de banda de rock clásico, con la aportación del percusionista Valentín Puebla, que fundamentalmente se mueve entre lo “latino y el flamenco”, y que aporta un toque interesante del que carecían proyectos anteriores de la banda, cuyos integrantes siempre se han movido entre el pop y el r’nr.
Solo nos queda esperar el estreno, que llegará después del verano. Ellos nos invitan a disfrutar del proyecto La Maleta, y para ir haciendo boca, mantenerse informado y escuchar los primeros temas, han creado un blog: www.proyectolamaleta.blogspot.com. ¡Comienza el viaje!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada